La Metamorfosis, Franz Kafka

“Cuando Gregorio Samsa despertó aquella mañana, luego de un sueño alterado, se encontró en su cama transformado en un insecto monstruoso. Estaba tendido sobre el duro caparazón de su espalda, y al levantar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado de durezas curvadas, cuya prominencia apenas podía sostener la cobija, visiblemente a punto de escurrirse hasta el piso. Innumerables patas, desproporcionadamente escuálidas en comparación con el grosor habitual de sus piernas, ofrecían a sus ojos el espectáculo de una agitación sin sentido.”



Los comentarios están cerrados.